Cómo cambiar una rueda del coche

Cómo cambiar una rueda del coche

Un pinchazo en una rueda es algo a lo que nos podemos enfrentar cuando conducimos nuestro coche.

Vas en tu vehículo, de camino al trabajo, a la universidad o a recoger a tus hijos al colegio cuando de repente notas un pinchazo en tu neumático. Se nos presenta la pregunta:

¿Cómo cambiar una rueda del coche?

Que no cunda el pánico, es uno de los imprevistos que más suceden cuando vamos en nuestro vehículo, se puede solucionar de manera rápida y siguiendo unos sencillos pasos.

Desde GuerreroCar, te aconsejamos como cambiar una rueda del coche en tan solo 7 pasos:

1. Colocar el coche en una zona segura.

Colócate en un lugar lo más alejado posible del tráfico, llano, que no deslice y bien asfaltado. Para el motor, pon la primera velocidad y tensa al máximo el freno de mano.

2. Señaliza tu presencia en la carretera

Una vez detenido el coche y puesto el freno de mano, si estamos parados en una vía, ya sea carretera secundaria o autovía, debemos señalizar nuestra presencia con los triángulos y los chalecos reflectantes.

Siempre debemos ponernos el chaleco reflectante de seguridad, encender las luces de emergencia y colocar los triángulos a unos 50 m de donde está el coche.

3. La rueda de repuesto.

Ahora que ya hemos tomado todas las precauciones oportunas, vamos al maletero del vehículo y cogemos las herramientas que vendrán dentro del hueco de la llanta. Puede darse el caso que la rueda de repuesto esté debajo del maletero y no dentro, por lo que tendremos que buscar dentro de éste una llave para desenroscar un tornillo que liberará a la rueda de su anclaje. Si no estamos seguros de donde está esa llave y de como liberar a la rueda de repuesto de la zona inferior del coche, sería aconsejable revisar el manual del vehículo para obtener dicha información.

¡No olvides aflojar las tuercas de la rueda antes de levantar el coche!

4. Colocar el gato

Para levantar el coche, éste debe estar primero vacío de pasajeros. En el maletero suele estar el gato, junto con las herramientas para aflojar las tuercas y una rueda de repuesto.

Una vez tenemos las herramientas y antes de levantar el coche con el gato, aflojamos los tornillos de la rueda con el coche aún en el suelo (algunos coches llevan tuercas de seguridad para evitar que roben las llantas; debería de llevar un útil especial para esta tuerca).

Otra cosa que debemos tener en cuenta es que con esta operación solo debemos aflojar los tornillos, pero tampoco podemos aflojar mucho porque la rueda podría salirse y el coche se podría caer.

Con la rueda aflojada, colocamos el gato. Lo más aconsejable es que pongamos el freno de mano, par así poder bloquear las ruedas traseras y evitar desplazamientos indeseados del coche.

Para montar el gato debemos tener en cuenta que la base debe estar sobre una superficie lisa y que no se hunda, y si esto no es posible, hay que ayudarse con una piedra, ladrillo u objeto muy resistente. Incluso podemos colocar la rueda de repuesto al lado del gato estando parte de esta debajo del coche. Esta acción es solo por seguridad, ya que si el gato fallase, el coche no caería al suelo porque la rueda lo pararía antes y nos ahorraría una considerable factura del taller.

El punto de apoyo con el coche no es cualquiera, hay que mirar en los bajos un lugar donde encaje perfectamente. El punto suele estar señalizado con unas pequeñas flechas o muescas.

Ese es el punto donde debemos colocar el gato, que encajará perfectamente al tener forma de U en el extremo.

5. Elevar el coche

Eleva el coche hasta que la rueda pinchada quede suspendida en el aire. Ahora puedes quitar las tuercas y retirar la rueda. Las llantas son grandes y pesan mucho, por ello ten cuidado. Sacas la rueda de repuesto de la zona inferior del vehículo y guardas en su lugar la rueda pinchada.

6. La rueda de repuesto

Colocamos la rueda de repuesto. Para ponerla podemos ayudarnos del pie para mantenerla en su sitio. Colocamos los tornillos, siendo conveniente comenzar por alguno de abajo, ya que mantienen mejor fijada la rueda mientras colocamos los demás. Una vez tenemos los tornillos colocados, los apretamos en forma de X

No obstante, hay que tener mucho cuidado con apretar en exceso los tornillos, ya que podrían partirse, sobre todo si usamos el peso de nuestro cuerpo para ayudarnos.

Tras apretar la rueda, quitamos la rueda pinchada de la zona inferior del coche y bajamos el coche lentamente. Una vez tenemos el coche abajo, apretamos aún más los tornillos. Aquí podemos volver a hacerlo con las piernas o con el peso del cuerpo y siempre en X.

7. Comprobar la presión.

Una vez sustituida la rueda, es recomendable pasar por una gasolinera y comprobar la presión de la rueda de repuesto para garantizar que es la correcta y que circulamos de forma segura.

Recuerda que, por regla general, con las ruedas de repuesto no debemos sobrepasar de 80 km/h.

¡Comparte!

WhatsApp
Telegram
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

ACTUALIDAD

Otros post relacionados

Tu taller Volkswagen cerca de ti

Si tienes un Volkswagen no tenemos que convencerte de las ventajas de que tu coche sea tratado siempre en un Servicio Oficial. En GuerreroCar estamos

Tu taller BMW cerca de ti guerrerocar

Tu taller BMW cerca de ti

Si tienes un BMW no tenemos que convencerte de las ventajas de que tu coche sea tratado siempre en un Servicio Oficial. En GuerreroCar estamos