Historia de Mini

Historia de Mini

Si os decimos que la historia de Mini comienza en el mantel de una mesa, ¿os lo creéis?

La década de los ’50, tras la Segunda Guerra Mundial, fueron unos años llenos de cambio y desarrollo. Las consecuencias de la guerra se traducían en empobrecimiento de la población, por lo que había que buscar métodos baratos y rápidos para contentar a los ciudadanos.

Así nace Mini, de la necesidad de crear un vehículo económico, compacto y de larga durabilidad, para hacer frente a los difíciles tiempos que venían.

50 años han pasado ya desde que Leonard Lord, presidente de la British Motor Corporation invitase a su ingeniero jefe a comer, un tal Alec Issigonis, mientras este le comentaba las necesidades del mercado, el dibujante técnico se entretenía con un bolígrafo en el mantel de la mesa. Y un año más tarde de esa conversación, el prototipo ya estaba puesto en marcha, aunque no fue hasta 1959 cuando se presenta al público el Austin Seven y el Morris Mini Mirror, hoy conocido como Mini, que fue acogido por el público con mucha admiración pero también con escepticismo, ya que no todo el mundo comprendía y asimilaba lo pequeño que podía llegar a ser por dentro.

No es hasta el año 1962 cuando Mini empieza a causar furor ya que cambia por completo la dirección de su público objetivo, que ahora son jóvenes, familias de clase baja y mujeres independientes los que buscan un coche pequeño, barato y divertido de manejar. Tanto fue así que su nombre llegó a ser el origen de la prenda más popular de la época, la minifalda. Y no sólo eso, si no que personalidades como Los Beatles, Peter Sellers, Steve McQueen o Paul Newman también se enamoraron de la filosofía Mini, convirtiéndose así en el coche de las celebridades inglesas que todo el mundo quería tener.

Al hablar de la historia de Mini también debemos nombrar los modelos más históricos como el Mini Cooper, adaptado a competiciones de rally, o el Mini Cooper S, el Cooper Mk-I y el Mk-ll. En 1970 finaliza la era de oro de los Mini con el lanzamiento del Mk-III como broche final a su carrera.

Esta tercera generación duró sólo un año, pero durante las siguientes décadas fueron muchos los fabricantes que apostaron por el modelo Mini, llegando a contabilizar más de 5 millones de modelos Mini esparcidos por el mundo.

Desde 1990 hasta el año 2000 es el Cooper RSP el que inunda las carreteras de los países más desarrollados, llegando a alcanzar los 150km/h. Y en 2002 la versión S se supera, rozando los 218km/h.

A día de hoy el nuevo Mini Cooper está protegido por BMW, marca que lo ampara, asegurándole así un largo futuro a uno de los coches más populares y representativos de toda la historia de Mini.

¡Comparte!

WhatsApp
Telegram
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

ACTUALIDAD

Otros post relacionados

Tu taller Volkswagen cerca de ti

Si tienes un Volkswagen no tenemos que convencerte de las ventajas de que tu coche sea tratado siempre en un Servicio Oficial. En GuerreroCar estamos